Hoy empieza el otoño, una estación que se liga a la melancolía, pero que tiene también una lectura diferente. La palabra otoño deriva de autumnus, proviene de la unión de auctus y annus (año). Auctus viene del griego (auxo), y quiere decir aumentar. De la unión de ambas palabras sacamos la idea de que es el momento de mayor plenitud, donde las cosas cuajan. Otoño es también madurez, y sigamos esta idea eligiendo maduramente nuestras lecturas. Ya no es la lectura discontinua del verano…

Os proponemos:

Grace Paley. Cuentos completos. (Anagrama).

Patricia Esteban Erlés: Casa de muñecas (Ed. Páginas de espuma).

Alice Munro: La vida de las mujeres (Lumen)

Antonio Orejudo: Fabulosas narraciones por historias. (Tusquets)

Y no olvidemos que, de la palabra «otoño», deriva también «retoño», o sea, renacimiento.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, demuéstranos que no eres un robot... *