(foto de Isabel Wagemann)

DE CERO


“Por favor, sea breve”, dijo el asesino. Yo le obedecí. Subí al dormitorio de mi esposa y le hice el amor por última vez. Arropé a mis hijos y les conté un cuento hermoso que escucharon con arrobo infantil. Observé sus caritas al dormirse, tratando de imaginarles en una versión adulta. Por fin, bajé a la salita, donde él me esperaba con su pistola preparada. Me ofreció un puro y fumamos en silencio. Después cogí mis maletas y salí para no escuchar los gritos. Es difícil empezar de cero.


Eva Diaz Riobello


15 respuestas

  1. Por fin puedo leer este Desce cero y desde luego merecía el primer puesto.

    Cómo he caído en la red sin trampa ni cartón de Eva. Es brutal, enhoabuena microloca.

    Saludos

  2. Fantástico: estoy en compañía de un autor de ciencia-ficción que conoce a esta autora. ¡Qué pequeño es el mundo!¡Qué envidia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, demuéstranos que no eres un robot... *