Pero el hombre es un niño laborioso y estúpido
que ha hecho del juego una sudorosa jornada.
Ha convertido el palo del tambor
en una azada,
y en vez de tocar sobre la tierra una canción de júbilo
se ha puesto a cavarla.
¡Si supiésemos caminar bajo el aplauso de los astros
y hacer un símbolo poético de cada jornada!

León Felipe

3 respuestas

  1. Que bueno León Felipe. Yo tengo otro poema suyo. Espero que os guste.

    «Yo no sé muchas cosas, es verdad
    Digo tan sólo lo que he visto.
    Y he visto:
    que la cuna del hombre la mecen con cuentos…
    Que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos…
    Que el llanto del hombre lo taponan con cuentos…
    Que los huesos del hombre los entierran con cuentos…
    Y que el miedo del hombre
    ha inventado todos los cuentos.
    Yo no sé muchas cosas es verdad.
    Pero me han dormido con todos los cuentos…
    Y sé todos los cuentos».

    Carmen Dorado

  2. Sí, me gusta mucho, lo leí en ARgentina, hace ya un siglo. ¿y por qué no has venido al taller, so pingo? Feliz año, y un abrazo enorme, Clara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, demuéstranos que no eres un robot... *