Maldije la lluvia que, azotando mi techo

no me deja dormir.
Maldije al viento, que me robaba las flores de mis jardines.
Pero llegaste y alabé la lluvia. La alabé cuando te quitaste la túnica empapada.
 Llegaste y alabé al viento.
Lo alabé porque apagó la lámpara.


Wu King (s.XIX)

3 respuestas

  1. ¿Qué puedo decir? Cuando un poema me hace click, me deja sin habla. Clara, soy fan de tu blog y lo comparto con los compañeros del grupo de Facebook en el que estoy, se llama Taller de Poesía. Un saludo desde la Ciudad de México.

  2. ¡Oh lluvia franciscana que llevas a tus gotas
    almas de fuentes claras y humildes manantiales!
    Cuando sobre los campos desciendes lentamente
    las rosas de mi pecho con tus sonidos abres.

    F. García Lorca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, demuéstranos que no eres un robot... *