Como fruto de la unión con su empleada doméstica, Karl Marx tuvo un hijo al que no reconoció . Y tuvo también hijas “legales” a las que desdeñó por ser… mujeres. Esta novela de Clara Obligado responde a la siguiente pregunta: ¿qué habría sucedido si el hijo ilegítimo de Marx hubiera sido mujer? La respuesta es La hija de Marx, un texto erótico, no exento de humor, que transcurre en el mundo de los exiliados rusos que recalaron en las principales capitales europeas a fines del XIX y comienzos del XX. El exilio político, la volatilidad del amor, las lealtades revolucionarias y el paso del tiempo, que todo lo modifica, son algunos de los temas. Y la lucha de una hija para que su padre la reconozca. En estas páginas nos asomamos a un escenario erótico donde se nos invita a espiar otros cuerpos y otras vidas ya lejanas, pero actuales en la bella madeja imaginaria del relato, tramado con maestría por Clara Obligado.
Alfredo Rubione.

10 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, demuéstranos que no eres un robot... *