Cuando fuera cesa el trabajo, queda ese lujo nuestro, que nos pertenece, de poder escribir por la noche. 
Podemos escribir a cualquier hora. No sufrimos sanciones de reglas, horarios, jefes, armas, multas. 

Marguerite  Duras.

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, demuéstranos que no eres un robot... *