Estudios y trabajos. La destrucción de su primera novela. El paisaje y los personajes. Arguedas y lo irracional: «al escritor hay que dejarle el mundo de los sueños».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, demuéstranos que no eres un robot... *