Juan Jacinto Muñoz Rengel y el intertexto:




Querida Clara:

Tu propuesta me ha hecho reflexionar, porque entre otras cosas me he visto obligado a plantearme algunas cuestiones. Por ejemplo: además del diálogo intertextual, muchas obras establecen un diálogo con otros textos propios del autor (en De mecánica, sin ir más lejos, unos cuentos dialogan con los otros, y hay un relato, “El sueño del monstruo” que conecta con mi libro anterior, 88 Mill Lane), y según que escritor (estoy pensando en Bonilla, o en Trapiello) esta introtextualidad puede llegar a convertirse en un rasgo esencial.

Pero se me ocurría otra cosa curiosa al respecto. Muchas veces, en las entrevistas y en las críticas te atribuyen influencias de autores que nunca has leído. A mí, por elegir uno entre muchos, me ha ocurrido con Stefan Zweig. Me parece un ejercicio de lo más curioso ver hasta qué punto pueden haber coincidencias entre obras de autores no comunicantes. Da mucho que pensar. ¿Transtextualidad? Y yendo todavía más lejos. ¿Qué hay de esas lecturas que nunca hemos hecho pero de las cuales, sin haber abierto nunca el libro, nos hacemos una idea bastante aproximada (o puede que deformada)? Todos estamos lo suficiente familiarizados con reseñas, con estudios críticos, con versiones cinematográficas, o con obras que beben de otras obras, como para haber experimentado algo así muchas veces. ¿Era Pierre Bayard el que confesaba que siendo profesor de Joyce, apenas leía a Joyce? ¿Y hasta qué punto puede influir en una obra efectiva la idea que se tiene de otra obra no leída? Probablemente, más de lo que creemos. De hecho, la distorsión del original es ya en gran medida parte del proceso de creación, ¿no? ¿Lo llamamos supratextualidad?

Te mando un fuerte abrazo,

Juan Jacinto


Mientras organizaba la charla con Juan Jacinto Muñoz Rengel, intercambiamos una serie de mails en los que conversábamos sobre el tema que estábamos preparando: la intertextualidad. Con su permiso, os hago llegar uno de ellos y espero que os interese.


Comments ( 8 )
  1. Anonymous

    Me gusta mucho el texto, pienso que también habría que incluir en el intertexto a la televisión. Las series, poro ejemplo, tipo “Mad men”, o “Lost”, que tienen esa temporalidad extendida y que van marcando desde las conversaciones en el bar hasta, sin duda, lo que escribimos…

  2. Sebastián

    Gracias Clara por compartir este mail, me resultó muy interesante las reflexiones de Juan Jacinto…

  3. nuria sierra

    Totalmente de acuerdo, a veces recibimos tantos estímulos que nunca sé si lo he leído, escuchado, visto en una película, en Internet…a mí me enriquece tanta información, solo hay que encontrar lo que más interesa y meterlo todo en la coctelera a ver qué sale.

  4. A mi me pasa con Cowboy de Medianoche. Nunca vi la película más allá de los títulos (que me parecen preciosos con esa canción de Harry Nilsson), ni tampoco la quiero ver. Aún así es una de mis películas favoritas y no entiendo cómo, pero tengo imágenes grabadas del momento de la fiesta Exploding Plasitc Inevitable. Tal vez sea porque Ultraviolet figura en el casting durante los títulos, y esa única información ya dispara millones de imágenes; o porque los títulos son tan buenos que dejan un sample de lo que será toda la peli…

    La cuestión es que esa peli es uno de mis referentes, y jamás la vi.

  5. De paso, es cierto, estamos rodeados de estímulos que entran hasta por la piel.

    Buenísimo el texto 😛

  6. Estoy totalmente de acuerdo con los comentarios. Todo es intertexto. No sólo los libros, el cine, las series de televisión… sino también opiniones, expresiones nuevas, imágenes que flotan en el aire. Todo eso conforma la cultura de un tiempo, de nuestro tiempo. Y es imposible evitarlo (de hecho, probablemente sea un error intentarlo; esa permeabilidad es positiva, el escritor en gran medida es una esponja de su tiempo).

    El reto, en realidad, es hacer algo nuevo con todo lo que nos llega por tantas diferentes vías. Añadir algún elemento o alguna reordenación original al conjunto de lo que ya hay.

  7. Clara Obligado

    O sea batir, poner una aceituna, servir…

  8. Clara Obligado

    Os dejo esta cita donde Borges habla de Kafka, creo que es interesante para el tema que estamos debatiendo:
    “Creo que los cuentos son superiores a sus novelas. Las novelas, por otra parte, nunca concluyen. Tienen un número infinito de capítulos, porque su tema es de un número infinito de postulaciones. A mí me gustan más sus relatos breves y aunque no hay ahora ninguna razón para que elija a uno sobre otro, tomaría aquel cuento sobre la construcción de la muralla. Yo he escrito también algunos cuentos en los cuales traté ambiciosa e inútilmente de ser Kafka. Hay uno, titulado “La Biblioteca de Babel” y algún otro, que fueron ejercicios en donde traté de ser Kafka. Esos cuentos interesaron, pero yo me di cuenta que no había cumplido mi propósito y debía buscar otro camino. Kafka fue tranquilo y hasta un poco secreto y yo elegí ser escandaloso. Empecé siendo barroco, como todos los jóvenes escritores y ahora trato de no serlo. Intenté también ser anónimo pero cualquier cosa que escriba se conoce inmediatamente”.

Post comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Por favor, demuéstranos que no eres un robot... *

© 2017 Escritura Creativa Clara Obligado