Cuando leí «El libro de los viajes equivocados» descubrí que Clara Obligado, defensora ferviente del minicuento, es una magnífica autora de cuentos canónicos… Mejor, pensé, pues no cabe duda de que conoce bien todos los parajes y escollos del género… Pero se ha empeñado en que seamos concisos, y en «Por favor sea breve, 1 y 2» ha conseguido integrar, desde la convención de nuestra lengua común y por encima de sexos, orígenes y edades, una lista casi interminable  de obras adscritas a la hiperbrevedad. Un esfuerzo generoso, estimulante, histórico. 


José María Merino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, demuéstranos que no eres un robot... *