Así leía mis cuentos en la Fundación Caballero Bonald, en Jerez, junto a su director, Fernando Domínguez, y el escritor Antonio Reyes (antologado tamibén en el “Por favor, sea breve 2”). De los pescaítos posteriores -y del vino generoso- no tenemos imágenes. 

2 comentarios

  1. no te creas, fue bastante más delirante… Y qué buen cuento ese, ya me gustaría leerlo como si fuera mío…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por favor, demuéstranos que no eres un robot... *