Así leía mis cuentos en la Fundación Caballero Bonald, en Jerez, junto a su director, Fernando Domínguez, y el escritor Antonio Reyes (antologado tamibén en el “Por favor, sea breve 2”). De los pescaítos posteriores -y del vino generoso- no tenemos imágenes.

2 respuestas

  1. no te creas, fue bastante más delirante… Y qué buen cuento ese, ya me gustaría leerlo como si fuera mío…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, demuéstranos que no eres un robot... *