Carta en mano propia
Julio Cortázar