Estoy encantada con esta actividad doble, en Jerez y en Tetuán, que me permitirá conocer Marruecos y que tiene el aliciente de atravesar fronteras. Un encuentro con vocación de puente.

27 respuestas

  1. Que envidia me das, Clara. Me gustaría muchísimo poder asistir. Me parece muy interesante que el encuentro se realice en las dos orillas.

  2. me encanta la idea de dar una charla en dos orillas, me siento muy cerca de un proyecto con estas características, por razones evidentes. Y sí, esperemos que salga muy bien.

  3. qué bueno, no conozco Tetuán, dicen que tiene una Medina preciosa. ¿Quieres que haga un homenaje a tu abuela, que lance un papelito al aire, un hiperbreve en su memoria? Lo haría encantada. Invoquemos a los espíritus del encuentro y la concordia, mucho más positivos que los de la discordia…

  4. una actividad muy interesante, voy a asomarme más a las cosas que haga la Fundación Caballero Bonald, ojalá que hubiera más actividades en este estilo.

  5. Sería un regalo maravilloso:

    “OTRA Y EL MISMO

    ¿La ves allí sentada, a la orilla de la playa, las olitas subiéndosele por los tiernos muslos, el cubo y la pala, los moldes de hacer estrellas o caballitos de mar? Mírala como se levanta al oír vocear a lo lejos a aquella mujer, otra y la misma, que vestida de negro, con delantal blanco y cofia de puntillas, sostiene en el brazo un cesto de mimbre lleno de bolsas de papel satinado de vivos colores vendiéndolas al grito de: ¡Papera, paaaaaaapas!
    Pues es la misma y otro* que mucho antes, allá por los años treinta de este siglo, que le dicen, hacía de gerente en “El Español”, cine que abría sus puertas en Tetuán, para entretener con su máquina de sueños a los comerciantes de paños de seda, los curtidores de pieles de cabra, los cacharreros del cobre, los tejedores de asientos de enea, y,en fin, el sin número de artesanos desparramados por las estrechas, blancas callejas de atrás de la Puerta de Tanger; pero también, y por qué no, otro y la misma que segaba romero, aquel mes de agosto en compañía de las chicharras, envuelta en olor de resina de pino, bajo un sol de justicia, mientras se calentaba el caldero en el río, para extraer de las plantas la esencia y luego llevarla al mercado donde otro y la misma, teléfono en mano, cierra negocio milmillonario en la bolsa, mientras aquél, otro y el mismo, baja los siete pisos de la mina y recorre la galería, mal apuntalada, en su noche sin fin, para ver de arañarle a la tierra el negro carbón que mueve la locomotora del progreso…”

    *ese otro: mi abuelo

  6. “Calle Mohamed Ben el Arbi Torres. Comienza detrás del Fedan con el edificio de la Equitativa, años cuarenta, de elementos racionalistas y árabes , su torre de esquina es uno de los hitos del barrio, el Teatro Español, años treinta y el edificio del instituto Cervantes de estilo tradicional…

    ¡Cuantos recuerdos!
    Siempre me digo que tengo que recabar información de mi madre ahora que aún estamos por aquí.

  7. Nigella, copiaré tu texto en un papelito y lo voy a dejar en la Medina, seguro que tiene algún efecto mágico de botella al mar que encuentra su destino…

  8. Por cierto, me gustó mucho tu texto, perdona que no te lo haya comentado… Está lleno de vitalidad.

  9. Qué buen proyecto…Y sí, recibí ese texto breve, y le dije a su autora que es precioso, realmente, me encantó.

    Ya Clara nos contará de Marruecos, que es una orilla que ella hace tiempo quiere alcanzar, me parece…

  10. ya he empezado todo muy bien, hoy ha sido la charla en Jerez, en la Fundación, y nuestros anfitriones son estupendos. No dudo de que mañana, cuando crucemos, sabrán explicarme el país y enseñarme a mirarlo con una mirada nada turística, todo un privilegio. Llevo el saludo de Carmen Dorado en árabe, me pondré a practicarlo.

  11. Acabo de leer tus andanzas andalusís. Marruecos te fascinará, estoy segura. Siempre las orillas acogen y amalgaman ¿verdad?
    Me alegran tus proyectos e ilusiones.¡Felicidades Clara!
    Besotes.

  12. Mucha suerte Clara. Será una experiencia fantástica. La pasión por las historias no tiene lugar fijo de residencia. Aunque cambien algunas costumbres, el ser humano siempre desea inventar y compartir. Besos

  13. Estoy encantada, Carmen, y el saludo quedó genial, con ganas de irme a vivir a Tetuán un par de meses, una gente verdaderamente encantadora. Ya te contaré, pero tengo dos o tres prejuicios menos…

  14. Qué apasionante..Esos lugares enamoran e intrigan…Me recuerda mucho el ataque de entusiasmo que tuve y tengo yo con Salvador de Bahía, en pleno Brasil, donde sentimos a África absolutamente presente…

  15. Nigella, dejé dentro de una botellita tu texto, en Tetuán, dentro de la Medina, al lado del puesto de un vendedor de especias… Me pareció un buen lugar, a ver cuál es su destino.

  16. Qué bien…desaparece Clara misteriosamente…¡y está….en Tetuán!
    Con la cantidad de encantadoras noticias familiares que quería darle..

  17. ni se te ocurra, de momento sólo puedo hablar de las relaciones oriente-occidente y de lo preciosa que es la Medina de Tetuán…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, demuéstranos que no eres un robot... *