Comments ( 6 )
  1. San

    Clara me encanta es imagen, se te ve tan linda y con una sonrisa tan dulce…Me alegra saber que el libro va muy bien
    Un abrazo.

  2. Muchas gracias, la verdad es que la entrevista me parece muy buena, Silvina Friera es una periodista excelente.

  3. Qué interesante, Clara. Cuanto en común!
    Hay tantos modos de sentirse extranjera!
    Y el tema del perdón… Yo prefiero hablar de reconciliación, con una misma y con el mundo.
    Recuerdo una asamblea de Mujeres de negro en que se trataba el tema. Una mujer dijo:
    -En los medios se ha convertido en un tópico hablar de solucionar el conflicto, PERO los conflictos no se solucionan hay que aprender a convivir con ellos.
    Entonces se hizo manifiesto el poder de las palabras: el lenguaje hace lo que dice y dice lo que hace y así construye la Realidad y también es una herramienta para su deconstrucción como en Esos Viajes equivocados.
    En algún sitio leí sobre el perdón y la reconciliación que en el perdón permanecen agazapados los aspectos de
    la sombra que reaparece cada vez que se roza la herida.
    La reconciliación, sin embargo, exige una reparación y si la reparación se da, se produce un integración y reajuste del dolor, es ya duelo: algo se ha (a)pagado y se puede elaborar otro registro de memoria. La conciencia se amplía.

    Bueno… Ya ves que tus palabras me hicieron pensar 😉
    Irene.

  4. Y a mi las tuyas… Para que haya reconciliación tiene que pedirse perdón, si no, no es posible. Creo. Tiene que pasar por la palabra. Es un tema apasionante, y siempre abierto, como algunas heridas, ¿no te parece? La reconciliación incluye a dos, y ese es el tema, justamente…

  5. <>

    Zas! Aquí, sofocada de dolor por acontecimientos recientes que aún cargan con la sombra de la Dictadura, la de aquí, esa herida aún sangrante pero también esa sombra en que escudarse para arremeter contra el otro y no querer ver en el patio de atrás.

    <>

    Mira, tengo que releer esta entrevista y quiero mandarte una cita del texto en que se habla de las diferencias entre el perdón y la reconciliación. Sólo que ando muy estresada y no sé cuando encuentre un hueco. Pero seguro no me olvido.

    Estoy contigo en que hay crímenes que no tienen que ser perdonados, incluso hay comportamientos que una es libre de no perdonar. Y hay también crímenes comprensibles y perdonables por horrible que parezca.

    Hablas de Mandela, ¿conoces el trabajo del monje budista Thich Nhat Hanh. Ayudó en el abandono de la lucha armada en Irlanda y trabaja en Francia con la ETA en el mismo sentido que Mndela.
    En “Aplacar el miedo: La respuesta del zen al terrorismo” expone cómo aborda la reconciliación.

    Es un tema de no parar de hablar y escribir. Enhorabuena por esa entrevista. “Tus palabras” me resultaron muy útiles. Voy a tener que volver sobre ellas muchas veces hasta sacar un relato 🙂

    ¿Y las culpas que una arrastra de sus padres y abuelos? Desde muy niña andaba siempre con la guerra civil en la cabeza, ignorante de tantas pasiones que se habían encarnado en la familia. Siempre decía que yo antes me exiliaba que participar en una guerra y estoy hablando de seis, siete años… cuando ya rezaba cada noche por la paz 🙂

    Qué nunca falte la palabra para decirlo!

    Una exiliada interior. Irene.

  6. Sí, mándame ese material, pero a mi correo personal, cuando tengas ganas y tiempo. Seguimos debatiendo. Este año hablaremos en el taller sobre El Mal, es un tema que me interesa muchísimo.

Post comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Por favor, demuéstranos que no eres un robot... *

© 2017 Escritura Creativa Clara Obligado

A %d blogueros les gusta esto: