El Satiricón y la fábula milesia

Poco sabemos de la fábula milesia, a pesar de la fuerza de estas historias breves como detonantes del cuento más largo o, si se quiere, incluso de la novela. Sabemos que existió Arístides de Mileto, poeta e historiador del siglo II a. C. muy seguido en Grecia por sus textos salaces y de tema licencioso. Que Sisena los tradujo al latín y que disfrutaron del interés de los romanos de todas las épocas a través de una colección denominada Fabulae milesiae, o fábulas de Mileto, que circulaban ya de boca en boca a modo de chistes picantes. Ovidio se  compara con Arístides desde el destierro, en sus Tristes, y reclama para él la misma permisividad que sus antepasados tuvieron con los textos depravados del autor milesio. Y, después, Apuleyo llama a su Asno de oro “cuento milesio”, novela conocida por su carácter vulgar y obsceno. Estas narraciones de moral terjiversada han sido la base también del Satiricón, de Petronio, se han colado en el Decamerón de Boccacio y funcionan a modo de cortes publicitarios en las comedias de Aristófanes.

Os dejamos dos fabulitas milesias con las que comenzamos nuestras lecturas este curso.

Fábulas.

Post comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Por favor, demuéstranos que no eres un robot... *

© 2017 Escritura Creativa Clara Obligado

A %d blogueros les gusta esto: