Fallo del concurso de microrrelatos de miedo

 

 

Las Microlocas (La Aldea de F., UAM – México), jurado de nuestro concurso, ha conseguido llegar a un veredicto final. El fallo demuestra lo difícil de su empresa: imposible decidirse por uno solo. Enhorabuena a todos los ganadores.

 

 

Primer premio: El peor apocalipsis (Solange Rodríguez Pappe)

El peor apocalipsis
Solange Rodríguez Pappe

La escatología bíblica especula que al hacer sonar la trompeta, el quinto ángel hará temblar la tierra y ésta se derrumbará en terrones incendiados hasta sus cimientos. Los profanos creen que la sobrepoblación hará eltrabajo y que luego, entre la guerra y la hambruna,  nos iremos extinguiendo. Otros postulan que esto es una noria, que ya hemos pasado por aquí algunas veces, aunque hay tanto tiempo entre giro y giro que no lo recordamos.  Pero hay una conjetura sobre el fin del mundo aún más aterradora. Sus teóricos sostienen que no sucederá absolutamente nada, que el hombre y su espacio sufrirán de un apocalipsis donde el estado de las cosas permanecerá tal cual lo percibimos, sin progresión ni contraste, inamovible  por los siglos de los siglos.

Segundo premio ex aequo: Carne pasada (Ginés Cutillas) y Costumbres culinarias (Miriam Márquez)

Carne pasada
Ginés Cutillas

Mi padre está muerto, pero no lo acepta. Todas las noches vuelve a casa y se sienta a cenar en la mesa como si no pasara nada. El olor es tan nauseabundo que ni mi madre ni yo conseguimos pegar bocado. La pobre siempre me promete que se lo diremos al día siguiente. Yo, sencillamente, ya no me lo creo.

 

Costumbres culinarias
Miriam Márquez

Últimamente los lunes almuerzo con Fernando. Algo soso y de tartera, pero perfecto para olvidar los excesos del fin de semana y centrarme. Los martes y miércoles me preparo una ensalada poco aliñada con el sanísimo Pedro. Los jueves toca menú del día con un libro en un restaurante, y los viernes, unas tapas con los compañeros en el bar. Los sábados y domingos me reservo mientras dure a Pablo, mi favorito, en casa. Adoro su frescura, sus ojos dulces, el amargo regusto a tabaco de su boca. Ese aroma viril que lo impregna todo en cuanto empieza a descongelarse.

 

Tercer premio: Resurrección (Mercedes Goiria)

 

Resurrección

Mercedes Goiria

El sudario que cubría el rostro de Lázaro cayó al suelo. Sus dos hermanas lloraban. Él dijo que quería dormir y le llevaron a casa.
Por la mañana, María fue a despertarlo. Al acariciarle el pelo se quedó con un mechón en la mano. Lo escondió en su vestido antes de que él abriera los ojos.
Se le caían montoncitos de cabello. A veces quedaban en su cama trozos de dientes y coágulos de sangre. Ninguno de los tres hablaba de ello.
El resucitado solía sentarse, inmóvil, bajo un olivo. Una tarde, María le preguntó en qué pensaba. Él la miró. La mujer apartó la vista y se alejó. Esa noche despertó a su hermana, le pidió silencio con un gesto y susurró:
-¿Has visto su mirada?
Marta no dijo nada porque Lázaro estaba en la puerta.

Comments ( 3 )
  1. Buenísimos micros! Que todo quede exactamente igual es de lo más aterrador que he leído en mi vida!

  2. Carlos

    Excelente selección de micros, sin duda escalofriantes! Felicidades.

  3. Sí, la verdad es que son buenísimos, ha sido muy difícil la decisión…

Post comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Por favor, demuéstranos que no eres un robot... *

© 2015 Escritura Creativa Clara Obligado